¿Cómo dar a luz a un bebé sano? Los suplementos: grandes aliados

feto

Durante el embarazo hay ciertos nutrientes que son difíciles de aportar solo con la alimentación. Los más importantes para la salud del bebé son:

El ácido fólico

Las primeras semanas de embarazo son clave para el desarrollo del cerebro y de la médula espinal del feto. Tomar 400mcg diarios de ácido fólico, aproximadamente 1 mes antes de quedarse embarazada y 6 semanas después de la concepción, reduce el riesgo de dar a luz a un bebé con defectos del tubo neural (espina bífida y anencefalia, entre otros).

El omega 3 – DHA/EPA

Hay estudios que muestran que cuando se aporta DHA (ácido docosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenoico) durante el embarazo y la lactancia, el desarrollo cerebral y ocular del feto es mejor. Dichos nutrientes se encuentran principalmente en pescados grasos como el atún y el salmón. Por lo que, a simple vista, parece que la mejor solución es comer pescados ricos en ácidos grasos omega 3, pero… ¿Es la mejor opción?

Hoy en día, el mar está contaminado por metales pesados como el mercurio, contaminantes industriales como el DDT y pesticidas químicos. Algunos de éstos no solo se encuentran en los pescados, sino que también se pueden encontrar en los suplementos a base de aceite de pescado (incluso en los destilados molecularmente). Cuando la futura mamá consume dichos alimentos o suplementos, una parte de estos contaminantes pasan al feto.

Además, parece ser que para eliminar el 99% de mercurio de nuestro organismo se debería dejar de comer pescado 1 año antes de quedarse embarazada y, a su vez, para eliminar el mismo porcentaje de dioxinas, PCBs y DDT se podría necesitar unos 120 años.

Por suerte, tenemos una buena solución. Algo que es orgánico, higiénico, sostenible y bioequivalente al aceite de pescado: un producto de DHA/EPA hecho a través de las algas. Se recomienda tomar unos 300mg al día durante el embarazo y la lactancia.

El yodo

La deficiencia de yodo durante el embarazo aumenta el riesgo de tener defectos de nacimiento, retraso mental e incluso muerte fetal. La American Thyroid Association (ATA) recomienda tomar un suplemento de 150mcg de yodo durante el embarazo y la lactancia. A parte de seguir utilizando sal yodada tanto para cocinar como para aliñar las comidas.

El hierro

Dependiendo de las reservas de hierro de la embarazada, es posible que, además de consumir alimentos ricos en hierro y optimizar su absorción, deba tomar hierro extra a través de un suplemento. Consulte con un profesional de la salud para determinar qué cantidad necesita.

La vitamina B12

En el caso de una mujer que, por la razón que sea, haya decidido llevar una alimentación en la que se consumen principalmente alimentos de origen vegetal, se debe tomar un suplemento de vitamina B12 de 25-100mcg diarios durante el embarazo y la lactancia.

La vitamina D

Las mujeres con una deficiencia en esta vitamina pueden dar a luz a bebés con tetania y raquitismo. Es importante que todas las futuras mamás se aseguren de exponerse a la luz solar entre 15 y 30min al día o de tomar un suplemento de al menos 600 UI (también en los meses fríos de invierno). Para más información, leer el artículo sobre la vitamina D.

¿Es necesario comprar tantos suplementos?

Existen en el mercado suplementos llamados prenatales que combinan los nutrientes que más se necesitan durante el embarazo y la lactancia. Estos deberían contener todos los componentes descritos (aunque el DHA/EPA no suele estar incluido).

Fuentes

1.- Folic Acid in pregnancy, by Reed Mangels, PhD, RD.
2.- Omega-3 Fatty Acid Recommendations for Vegetarians, by Jack Norris,RD
3.- Nutrition Facts, by Dr. Michael Greger
4.- The Dietitian’s Guide to Vegetarian Diets, Reed Mangels, Virginia Messina, Mark Messina, ed. Jones & Bartlett Learning.

BioEco Actual, sección Salud y complementos alimenticios
Febrero 2015

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *