Comer sano está bien pero… ¿Te mueves lo suficiente?

comer_mueves_sano

¿Qué significa comer sano?

Está científicamente demostrado que una alimentación basada en alimentos de origen vegetal, siempre y cuando esté bien planificada, no sólo es saludable, sino que también ayuda a prevenir ciertas enfermedades crónicas que son comunes en la actualidad.

Este tipo de alimentación ayuda a prevenir el cáncer (sobre todo el de mama y el de colon), las enfermedades del corazón (ya que es una dieta baja en grasas saturadas y sin colesterol) y la aparición de la diabetes tipo II y, a su vez, ayuda a regular la presión arterial, a controlar los niveles de glucemia (azúcar) en sangre y evita la formación de cálculos renales.

No sólo lo decimos algunos dietistas, sino que también lo corrobora la OMS:

«Desde hace muchos años se sabe que la dieta tiene una importancia crucial como factor de riesgo de enfermedades crónicas. Es evidente que desde mediados del siglo XX el mundo ha sufrido grandes cambios que han repercutido enormemente en el régimen alimentario, primero en las regiones industriales y, más recientemente, en los países en desarrollo. Las dietas tradicionales, basadas en gran parte en alimentos de origen vegetal, han sido reemplazadas rápidamente por dietas muy energéticas, con un alto contenido en grasas y constituidas principalmente por alimentos de origen animal.»

Así pues, comer sano o de manera saludable significa alimentarse de forma que se mantenga o se mejore la salud de nuestro organismo. Para alcanzar este objetivo, nuestra alimentación debería basarse en alimentos de origen vegetal; es decir, legumbres, verduras, frutas, cereales integrales y grasas de buena calidad como la de los frutos secos, el aguacate y el aceite de oliva.

Y… ¿Eso es todo?

No, eso no es todo. Para estar saludable no basta con comer equilibrado, ni con alimentarse según el yin y el yang, ni con ser ovo-lacto-vegetariano, ni con llevar una dieta mediterránea, ni con ser vegano, ni con ser todo lo ecológico el mundo. Para conservar y aumentar nuestra salud, es muy importante «mover el esqueleto», es decir, hacer ejercicio físico de forma regular.

En esto la OMS está de acuerdo, otra vez más. El texto continúa diciendo:

«No obstante, la alimentación, aunque es fundamental para la prevención, es sólo uno de los factores de riesgo. La inactividad física, ahora reconocida como un determinante cada vez más importante de la salud, es el resultado de un cambio progresivo hacia modos de vida más sedentarios, tanto en los países en desarrollo como en los industrializados. […] La combinación de estos y otros factores de riesgo, como el consumo de tabaco, tiene probablemente un efecto acumulativo, o incluso multiplicador, que puede acelerar la propagación de la epidemia de enfermedades crónicas en los países en desarrollo.»

¿Epidemia? ¿No estarán exagerando?

Lamentablemente no. O, al menos, no lo parece. Más de la mitad de la población mundial es sedentaria, es decir, que no realiza la actividad física necesaria para obtener unos buenos beneficios para la salud. Esto es bastante preocupante puesto que el ejercicio físico regular:

  • Reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y de colon, depresión y caídas
  • Mejora la salud ósea y funcional
  • Es un determinante clave del gasto energético, algo fundamental para el control del peso

Los datos con respecto al sedentarismo son comprensibles dado que la mayoría de la población lleva un ritmo de vida muy acelerado y no tiene tiempo para hacer ejercicio. Si no se tiene ni tiempo para cocinar, ¿cómo se supone que vamos a sacar tiempo para ir al gimnasio?

Tu gimnasio está donde tú quieras

Hacer ejercicio se puede hacer prácticamente en cualquier parte y no hace falta ninguna máquina especial para hacer pesas ni nada por el estilo. Además, para notar los beneficios del ejercicio físico nuestro cuerpo, por suerte, se conforma con muy poco. Analicemos algunas situaciones cotidianas…

¿Coges el ascensor?

¿Coges el transporte público para trayectos cortos?

¿Utilizas el telefonillo de tu casa?

Si la respuesta a algunas de estas preguntas es , significa que no estás sacando provecho al gimnasio gratuito de tu barrio, pueblo o ciudad.

Con sólo hacer 30min de actividad física moderada 5 días a la semana es suficiente (150min semanales). La mayoría de las personas pasa más de ese tiempo viendo la tele o mirando el Facebook.

¡Pero nuestro cuerpo nos lo pone más fácil todavía! No es necesario estar 30min seguidos haciendo ejercicio, sino que nos podemos distribuir el tiempo como queramos. ¡Menudo chollo!

Podemos caminar a paso rápido unos 10min para ir al trabajo, dedicar 5min más a subir y bajar las escaleras de nuestro edificio, ocupar otros 5min más en bajar a abrir la puerta del portal en vez de utilizar el telefonillo y, por último, bajar dos paradas de metro antes de nuestra destinación y así disfrutar de 10min más para caminar.

De todas formas, si organizamos bien nuestro tiempo, siempre se puede encontrar un hueco para ir a caminar, a correr o para buscar una actividad física que nos motive en el gimnasio.

1 + 1 = 2

Hemos visto que al comer de forma saludable, es decir, basando nuestra alimentación en alimentos de origen vegetal, tenemos menos riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II y algunos tipos de cáncer. ¡Qué coincidencia, son los mismos beneficios que podemos obtener realizando ejercicio físico moderado!

ALIMENTACIÓN SALUDABLE + EJERCICIO FÍSICO = 2 VECES MÁS SALUD

Actualmente, los alimentos tienen menos vitaminas y minerales porque el suelo está cada vez más empobrecido, lo cual repercute directamente en la composición nutricional de la comida que acaba en nuestra mesa (para más información consultad el artículo de la sección Complementos alimenticios de Enero).

Es por este motivo que muchas personas se pueden beneficiar a la hora de tomar determinados suplementos, sobre todo, si no se dedica el tiempo suficiente a planificar la alimentación o no se tienen suficientes conocimientos para ello.

Me he vuelto a resfriar…

Si eres una persona que se resfría con frecuencia o a la que le cuesta mucho recuperarse de un constipado, seguramente notarás una notable mejoría tanto en la frecuencia como en la gravedad de los resfriados si tomas un suplemento de zinc*.

El zinc es un mineral que se encuentra en todas las células del cuerpo. De hecho, es el segundo mineral más abundante en nuestro organismo. Juega un papel muy importante para que nuestro sistema inmunitario (de defensa) funcione correctamente, ya que participa en la división, en el crecimiento de las células y en la cicatrización de las heridas.

En una reciente revisión de varios estudios científicos se llegó a la siguiente conclusión:

  • Tomar suplementos de zinc durante, al menos, 5 meses puede reducir el riesgo de resfriado.
  • Tomar suplementos de zinc 24 horas después de la aparición de los síntomas puede reducir tanto la duración del constipado, como la intensidad de dichos síntomas.

* Es importante tomar suplementos siguiendo las indicaciones de un profesional de la salud.

BioEco Actual, sección Salud y complementos alimenticios
Marzo 2015

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *