El papel de los antioxidantes para combatir el asma y las alergias

Seccio_Salud i Complements...

¿Por qué se producen?

Cuando los anticuerpos del sistema inmune identifican como una sustancia dañina una que en realidad no lo es como, por ejemplo, el polen, nuestros anticuerpos se combinan con el alérgeno para “proteger” nuestro cuerpo de dicha sustancia.

Las sustancias químicas liberadas por el sistema inmunitario provocan la aparición de los síntomas de las alergias: congestión nasal, moqueo, picor en los ojos, reacciones en la piel, etc. Asimismo, cuando estos síntomas afectan a los pulmones y a las vías respiratorias pueden provocar problemas respiratorios, sibilancias, opresión en el pecho, etc.; es decir, lo que se conoce como asma.

¡Más frutas y verduras!

Si se come menos frutas y verduras se reduce la ingesta de los antioxidantes necesarios para ayudar al sistema de defensa de los pulmones, lo que hace que seamos más susceptibles a las sustancias que inhalamos habitualmente. En general, las personas con asma suelen tener unos niveles más bajos de antioxidantes (criptoxantina, licopeno, luteína y alfa y beta carotenos), por lo que ciertos alimentos, como las frutas y las verduras, juegan un papel importante para su aporte.

Un ejemplo de la importancia de los antioxidantes es el estudio realizado a dos grupos de asmáticos, limitando la ingesta de verduras y frutas a uno de ellos. En el grupo que consumía menos cantidad; 1 ración de fruta y 2 de verdura (curiosamente la media que se consume en Europa), se observó, en pocos días, un empeoramiento significativo de la función pulmonar y del control del asma. Sin embargo, el grupo que se alimentaba con 2 raciones de fruta y 5 de verdura, tenía la mitad de posibilidades de sufrir un ataque de asma en los tres meses siguientes. Datos que nos llevan a plantearnos lo siguiente…

¿Qué pasaría si las personas con asma sólo comieran alimentos de origen vegetal?

Había un movimiento en Suecia que afirmaba que una alimentación vegana podía mejorar o incluso curar el asma. Pues bien, en el hospital de la Universidad de Linkoping quisieron comprobar si esto era cierto.

Eligieron a 35 personas muy enfermas que tenían asma bronquial desde hacía unos 12 años y que se medicaban desde hacía bastante tiempo (20 incluso con cortisona) y se les alimentó, durante un año, con alimentos de origen vegetal como única terapia.

De los 24 participantes que consiguieron llevar una alimentación vegana durante todo el año, el 71% afirmó tener mejoras en tan solo 4 meses y el 92% las tuvo pasado un año. La mayoría redujo drásticamente la medicación que tomaba, 4 personas dejaron de medicarse, otros pudieron incluso dejar la cortisona y tan solo 2 no pudieron reducir su medicación.

También hubo una mejora significativa en bastantes variables clínicas como la capacidad vital, el volumen espiratorio forzado y la capacidad de trabajo físico, así como un cambio significativo en los niveles de la IgM y de la IgE, dos anticuerpos asociados con las alergias. Además, los participantes también mejoraron sus niveles de colesterol y triglicéridos, su presión arterial disminuyó y adelgazaron unos cuantos kilos.

¿Cómo se pueden prevenir?

Llevando una alimentación basada en alimentos de origen vegetal y tomando suplementos de alimentos ricos en carotenoides*. De este modo, aumentarán las posibilidades de prevenir tanto las alergias como el asma.

* Es importante tomar suplementos siguiendo las indicaciones de un profesional de la salud.

BioEco Actual, sección Salud y complementos alimenticios
Marzo 2015

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *