Tag Archives: suplementos

¿Es natural tomar suplementos?

SALUD-Y-COMPLEMENTOS_generComo profesional, cuando recomiendo tomar un suplemento*, la gente muchas veces me mira y me dice: “Pero, tomar pastillas no es natural”. Y yo me pregunto: ¿Qué es «natural»?

Según la RAE, el significado de natural es: «Perteneciente o relativo a la naturaleza o conforme a la cualidad o propiedad de las cosas.»

Teniendo en cuenta esta definición, analicemos si, hoy en día, la forma de vida del ser humano, es «natural» o no. Casi ninguno de nosotros está en contacto directo con la naturaleza, ya que vivimos en ciudades rodeadas de asfalto y sólo por eso no vivimos de forma natural. Si nos comparamos con nuestros antecesores, ellos pasaban la mayor parte del día en la naturaleza, mientras que el hombre moderno no. Por lo tanto, tomar suplementos, no deja de ser menos natural que la forma de vida actual.

¿Qué comía el ser humano cuando vivía de forma «natural» y qué come ahora?

Nuestros antepasados solían incluir de forma regular en su alimentación plantas y frutos silvestres, los cuales tenían una proporción mucho mayor de vitaminas, minerales y fibra (que contenía menos ácido fítico)1.

En la actualidad los alimentos tienen menos minerales y vitaminas debido a la forma en que se cultivan, ya que la agricultura moderna intensiva está haciendo que el suelo se empobrezca, lo cual repercute en la composición nutricional de los alimentos.

Es posible que esta falta de nutrientes también se deba a que las frutas y hortalizas se recogen antes de madurar y se almacenan durante mucho tiempo (también sucede en la agricultura ecológica) y a que las variedades que se cultivan hoy son diferentes a las de antes. Además, actualmente la agricultura se centra en obtener un mayor rendimiento de producción (resistencia a plagas, adaptación a diferentes climas, etc.), sin tener en cuenta el valor nutricional de los alimentos.

Anne-Marie Mayer2 realizó un estudio en el que se analizaron 19 frutas y 20 hortalizas para comparar las diferencias nutricionales existentes entre 1930 y 1980. El resultado es sorprendente ya que el contenido de calcio, magnesio, hierro, sodio y potasio disminuye entre un 14% y un 43% en las hortalizas y el contenido de minerales en las frutas, excepto el calcio, disminuye entre un 10% y un 36%.

Lo mismo sucedió en un estudio realizado por el Instituto de Bioquímica en los 43 huertos de la Universidad de Texas3,4, donde se comprobó que algunos minerales como el calcio, el fósforo y el hierro de las frutas y hortalizas habían disminuido en los últimos 50 años. También se observó que había una disminución en algunas vitaminas como el ácido ascórbico (C) y la riboflavina (B2), la cual disminuyó hasta un 38%.

¿Son necesarios los suplementos llevando una alimentación «natural»?

Visto el empobrecimiento de los alimentos en cuanto a minerales y vitaminas se refiere, no es de extrañar que más de una persona pueda llegar a tener carencias de alguno de estos micronutrientes. Por lo tanto, es aconsejable consumir alimentos fortificados (como papillas para bebés, leches vegetales, etc.) para compensar la disminución nutricional de los alimentos.

Así pues, lo más natural es tomar suplementos en algunos casos como, por ejemplo; en etapas como el embarazo, la lactancia y la vejez; en algunas patologías con problemas de absorción de algunos nutrientes y en el caso de los deportistas de élite.

 

  1. Nutrition in Clinical Practice, Paleolithic Nutrition: Twenty-Five Years Later, Melvin Konner and S. Boyd Eaton.
  2. British Food Journal 99/6 [1997] 207–211, Historical changes in the mineral content of fruits and vegetables, Anne-Marie Mayer.
  3. University of Texas at Austin’s Department of Chemistry and Biochemistry. Publicado en diciembre del 2004 en el Journal of the American College of Nutrition.
  4. J Am Coll Nutr. 2004 Dec;23(6):669-82. Changes in USDA food composition data for 43 garden crops, 1950 to 1999.

 

* Es importante tomar suplementos siguiendo las indicaciones de un profesional de la salud.

 

BioEco Actual, sección Salud y complementos alimenticios
Enero 2015

La vitamina B12

B12

¿Mito o realidad?

Es posible que la vitamina B12 sea el nutriente que está causando más controversia de todos. La verdad es que, en realidad, es muy sencillo. Todos los veganos y todas las veganas tienen que tomar suplementos de B12 o alimentos fortificados en este nutriente. De hecho, los ovo-lacto-vegetarianos también deberían suplementarse con vitamina B12.

La Cantidad Diaria Recomendada (CDR) de vitamina B12 es de 2,4mcg. Los únicos alimentos que la contienen son los alimentos enriquecidos en vitamina B12, como pueden ser los cereales del desayuno, las leches vegetales, los sucedáneos de la carne, las levaduras cultivadas en un medio rico en B12 (por ejemplo la marca Marmite), etc. La vitamina B12 tiene que aparecer en la lista de los ingredientes de aquellos alimentos que estén fortificados con dicha vitamina.

¿Cómo se traduce esto?

Para mantener unos niveles óptimos de vitamina B12, se puede escoger una de estas opciones:

– Comer 2-3 raciones al día de alimentos enriquecidos que aporten al menos 3mcg de vitamina B12 al día (es mejor tomar más de un tipo de estos alimentos)*

– Tomar un suplemento diario de 25-100mcg de vitamina B12. El mejor formato es el sublingual o masticable, ya que se absorbe muchísimo mejor al no depender de la digestión.

– Tomar un suplemento de 1000mcg 2-3 veces por semana.

– Tomar un suplemento semanal de 2000-2500mcg de vitamina B12.

*En España, no es recomendable escojer esta opción ya que los alimentos fortificados con vitamina B12 son escasos y, normalmente, están acompañados de muchos azúcares refinados.

Seguro que habréis leído que, con comer alguno de estos alimentos, ya es suficiente para no tener carencias de B12: verdura ecológica sin limpiar demasiado, productos fermentados (miso, tempeh, tamari, amasake, pan ácido y umeboshi), algas de mar (Nori, Wakame y Kombu), algas de lago (Espirulina y Chlorella), alfalfa, amaranto, aloe vera, frutos secos, shitake y un largo etcétera.

Todos estos alimentos, o bien contienen cantidades ínfimas (o ninguna) de vitmaina B12 o contienen análogos de ésta vitamina. Estos análogos no contienen la vitamina B12 activa, por lo tanto, no pueden realizar sus funciones.

¿Qué ocurre si hay una deficiencia de B12?

La carencia de vitamina B12 hace que los glóbulos rojos aumenten de tamaño, lo cual puede originar una anemia megaloblástica o perniciosa. Si la deficiencia se mantiene, puede causar daños cerebrales irreversibles. Los síntomas incluyen: pérdida de energía, sensación de cosquilleo o adormecimiento, sensibilidad reducida al dolor o a la presión, visión borrosa, manchas en la piel, dolor en la lengua, mala memoria, confusión, alucinaciones y cambios en la personalidad.

Tener altos los niveles de ácido fólico (vitamina B9) puede enmascarar la deficiencia de B12. Aunque a primera vista pueda parecer una ventaja, no lo es, ya que sigue existiendo la deficiencia de B12, pero sin sus síntomas. Además, es posible que, cuando se detecte la deficiencia, ya se hayan ocasionado daños graves e incluso irreversibles en el sistema nervioso. Es importante tener en cuenta este aspecto puesto que, los veganos y las veganas, suelen consumir grandes cantidades de ácido fólico y bajas cantidades de vitamina B12.

¿Y si me hago una analítica?

Las analíticas de vitamina B12 en sangre pueden estar falseadas. Como ya he comentado antes, hay muchos alimentos vegetales que contienen análogos de la vitamina B12. Los datos obtenidos en los resultados de una analítica no discriminan qué cantidad es análoga o real.

¿Cómo puedo saber si mis niveles de B12 son correctos?

Por suerte, tenemos dos métodos más para poder contrastar dichos resultados. Por un lado, podemos mirar el nivel de homocisteína en sangre, donde ésta debería ser inferior a 10mmol/L. Por otro lado, tenemos la prueba del ácido metalmalónico (MMA), donde el nivel en sangre tiene que ser inferior a 370nmol/L o, en orina, inferior a 4mg/mg (creatina).

En resumen, a día de hoy no se conoce ninguna fuente de origen vegetal que contenga una cantidad aceptable de vitamina B12 en su forma activa. Esto no quiere decir que no exista, si no que todavía se desconoce. Por lo tanto, hay que suplementarse o comer alimentos enriquecidos. No obstante, hay quien afirmará:

“Pero… Eso no es cierto, nosotros mismos producimos suficiente B12 en los intestinos”

Es una verdad a medias. Es cierto que hay bacterias en la parte inferior del colon que producen vitamina B12. Lo que no está claro es si se puede absorber ya que la absorción de la B12 se realiza en la parte alta del intestino delgado, quedando demasiado lejos para garantizar que se pueda absorber algo.

Es normal pensar que, originalmente, la dieta del ser humano sólo contuviera pequeñas cantidades de B12, ya que el organismo la conserva cuidadosamente. Es posible que antiguamente sí se pudiera llegar a las necesidades básicas de B12 puesto que se comía comida contaminada por bacterias y se bebía agua potable también contaminada. Pero, actualmente, esto es inviable debido a que en la industria alimentaria todo está completamente limpio y esterilizado, por lo que la ingesta de esta vitamina a través de otras fuentes se hace forzosamente necesaria.

¿Es natural tomar suplementos de B12?

Mucha gente utiliza esta premisa para decir que el ser humano no puede ser vegano porque se tiene que suplementar. Voy a responder a esta pregunta con otras preguntas:

¿Es natural vivir en una ciudad?
¿Es natural cultivar los alimentos?
¿Es natural coger el metro?
¿Es natural hablar por teléfono?
¿Es natural mirar el facebook?

Reflexionemos sobre ello…

NOTA: Podéis encontrar más información aquí.